Latineando


Este verbo se pudo de moda hace unos cuantos años, pero yo no había salido por este céntrico barrio de Madrid, a pesar de haber vivido a menos de un 10 minutos durante muchos años.

La verdad es que llegamo un poco tarde, pero aun así encontramos sitios para tomar unos pinchos y quitarnos el hambre que teníamos.

El primer sitio que visitamos fue la Posada del Dragón. Nos pedimos una ración de bravas, una minihamburguesa y una tosta de jamón con recula, acompañado de un albariño fresquito.

Este sitio, como su propio nombre indica, además de bar también es una posada y durante el tiempo que estuvimos no dejó de entrar gente con sus maletas.

La siguiente parada fue en la Cava Baja 17. Un ambiente muy distinto, pero bastante bueno. Los camareros muy simpáticos y amables. Poca variedad de pinchos, a lo mejor por la hora…

Última parada, La Mazeta. Un pequeño pub para tomar unas copas y echarse unos bailes con música muy muy comercial. Un legendario con cocacola y una caipiroska de fresa fue lo que nos tomamos. La atención bastante buena, aunque no había mucho ambiente, quizá por la proximidad de Las Vistillas, donde se estaba celebrando San Isidro 2016.

Bueno, pues como siempre os dejo con unas fotillos de la noche

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s