Monasterio de Piedra


Este viaje lo tenía en mente desde hace mucho tiempo, pero la verdad es que nunca encontraba el momento adecuado.

Todo el mundo me decía que es un sitio precioso y que me iba a encantar, así que esos comentarios iban haciendo más grande mis ganas de visitar el Monasterio de Piedra.

Lo primero que hicimos fue buscar un hotel donde pasar unos días en la zona ya que queríamos aprovechar el viaje para visitar Medinaceli y Calatayud. 

Al final decidimos instalarnos en el hotel Marivella a unos 4 km de Calatayud. Es un hotel pequeñito, pero muy acogedor. Escogimos este hotel porque tenía piscina y por la proximidad a los sitios que queríamos visitar. Bajo mi punto de vista, fue todo un acierto la elección de este hotel.

El lunes por la mañana nos dirigimos hacia Nuevalos, localidad donde se encuentra el Monasterio de Piedra. La carretera no es mala del todo, pero en algunos puntos se hace un poco pesado.

Nada más llegar hay un parking gratuito y bastante amplio. No tuvimos ningún problema a la hora de aparcar, porque al ser lunes no había mucha gente.

La entrada cuesta 15€ e incluye una visita guiada por el Monasterio, aunque también se puede recorrer libremente.

Nosotros empezamos por el parque, parando para ver la exhibición de aves rapaces. Si habéis visto alguna exhibición de este tipo en zoos, os recomiendo que paséis directamente a hacer el recorrido de las cascadas.

Es una ruta sencilla, marcada con puntos numéricos. Son 5km con muy poco desnivel y muy recomendable ya que las vistas son espectaculares. Sin duda alguna, las cascadas más impresionantes son La Caprichosa y La del Iris, aún así merece la pena visitar cada uno de los saltos de agua.


Nosotros llevamos la silla de paseo porque pensábamos que Diego no iba a hacer todo el recorrido andando y que estaría fácil el acceso con carrito. En la mayor parte del parque se puede llevar el carro sin problema, pero en otras se complica porque hay escaleras muy estrechas. En una de las cascadas, tuvimos que dejar el carro y más tarde volver a buscarlo. Si vais con niños que aún no andan o que andan lo justo, lo mejor es que llevéis mochila, foulard…

Nosotros lo pasamos muy bien y estuvimos toda la mañana disfrutando del paisaje y del agua.


Nosotros no llevamos comida, pero si queréis podéis comer en una zona de picnic habilitada justo antes de entrar al parque. También hay un restaurante que no está mal y los precios no son abusivos. Esta fue nuestra elección.

Después de comer, entramos en el Monasterio y entramos con visita guiada. Si tenéis tiempo, os recomiendo que os esperéis a la visita guiada porque siempre te enteras de más cosas que si vas por tu cuenta.

A mí, personalmente, me sorprendió que la iglesia no tuviera techo. Esto se debe a que el que se encargó de la desamortizacion, para sacar más dinero vendió las tejas una a una y su consecuencia fue el derrumbamiento del techo.


Y de esta manera pusimo punto y final a la visita al Monasterio de Piedra. Una visita más que recomendables por muchas cosas. 

Espero que os haya gustado. Os dejo con algunas fotos más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rutas, Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s